Perder grasa localizada. ¿Es posible?

Aunque es trabajo muy complejo y nunca podremos alcanzar una reducción de grasa sólo en una zona del cuerpo, la realidad es que perder grasa localizada no es imposible.

Perder Grasa Localizada

La verdad sobre la quema de grasas

Si queremos reducir los depósitos de grasas en alguna parte de nuestro cuerpo resulta fundamental promover la oxidación de grasas como fuente de energía y para ello, dieta y entrenamiento así como otros hábitos de vida deben combinarse con el mismo propósito.

Respecto al entrenamiento, el trabajo aeróbico de siempre, a intensidad moderada y de larga duración no siempre es el más efectivo, sino que se un estudio publicado en la revista Metabolism señala que el entrenamiento a alta intensidad es lo más recomendable para promover cambios metabólicos que a largo plazo favorezcan la oxidación de grasas. De esta manera, rutinas tipo HIIT, a intervalos de alta intensidad por un breve período de tiempo podrían ser de mucha ayuda.

De igual forma, las pesas son de gran importancia al momento de perder grasa corporal, ya que permiten elevar el metabolismo y promover la oxidación de lípidos en el cuerpo a largo plazo. En este sentido una investigación publicada en la revista Obesity concluyó que el trabajo con pesas es incluso más efectivo que el trabajo aeróbico para reducir la circunferencia de cintura .

Por eso, al momento de buscar una pérdida de grasa localizada en abdomen, siempre es importante pensar en la quema de grasas como un proceso que ocurrirá en todo el cuerpo al mismo tiempo y para el cual, la dieta debe ser adecuada y el entrenamiento bien planificado para incluir tanto trabajo aeróbico como pesas de intensidad apropiada.

El trabajo muscular localizado nunca será de ayuda para reducir la grasa de una zona en particular como ha demostrado un estudio publicado en 2013, por eso, por muchos abdominales que realicemos no nos quitaremos la barriga, ya que con los ejercicios trabajaremos músculo pero no precisamente estimulamos la quema de grasas que es requisito para perder panza, quitarnos los flotadores o reducir glúteos.

Lo único que funciona pero no es de fiar

Más allá de los productos milagrosos y los hábitos de vida, se ha probado para reducir grasa localizada inyecciones de hormonas lipolíticas. Así, la mayor parte de los estudios se han realizado en mujeres que se enfrentan a tratamientos estéticos y por ejemplo, una investigación publicada en Dermatologic Surgery concluye que a corto plazo, las inyecciones de catecolaminas sirven para reducir la grasa localizada en muslos.

Asimismo, las inyecciones locales de aminofilina han demostrado reducir la circunferencia de cintura, siendo mejores los resultados en mujeres que en hombres lo que señala la gran influencia de las hormonas sexuales al momento de quemar grasa, ya que en los hombres, siempre son más frecuentes los depósitos grasos en el abdomen mientras que en las mujeres sucede lo mismo en caderas y glúteos.

Estas inyecciones locales que estimulan la lipólisis en áreas determinadas del cuerpo mediante hormonas, pueden reducir la grasa local en el momento y a corto plazo, pero no hay estudios que confirmen su eficacia a largo plazo, una vez que desaparece el estímulo hormonal que generan las inyecciones locales.

Por eso, la única herramienta efectiva para quemar grasas localizadas es el trabajo en nuestros hábitos, con dieta y entrenamiento adecuado por sobre todo y con mucha paciencia así como constancia, pues reducir grasa localizada no es imposible, pero sí requiere de un intenso esfuerzo en el tiempo.

 

Vía vitonica.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *